No es incomodidad

Me gusta mirar fijo, atento y violento. Como dándole importancia a las cosas a las que, durante la estadía del personaje al que llaman despierto, no se les suele dar.

Tal vez por eso me juzgan de distraído.

Pero pobre aquel que no mira detenidamente los rasgos de la cara de las personas
con las que comparte un momento. Tal vez, puede que como al estar con alguien
que altera nuestro sentido inconsciente nos encontremos viendo a través de un vidrio polarizado de colores de grandes contrastes y una hermosa paleta.

Me gusta que la gente diga incomodarse al mirarla, da idea de una especie de energía directa, con un recorrido establecido. El hecho de que esta sensación, que la gente denomina incomodidad sea expresada, que por cierto no lo es, es prueba de su existencia.

No es incomodidad, soy yo adentro tuyo, fuera de mi.
Distraído.

Concentrándose en los pilares. Aquel que pinta presta atención a estos detalles,
y lo percibe a través de los ojos. Aquel que hace música, a través de los oídos.
Y aquel que escribe, siente con un inubicable ojo, dicen se encuentra en el corazón,
pero nada saben las bombas de sentimientos.

Concentrándose en aquello que sostienen. Aquel que ama, por el simple hecho de amar,
aquel al que esta conexión le resulta simple.

Da a pensar, que el distraído simplemente se encuentra receptivo a un mensaje de codificación desconocida, pero que su única finalidad es la de poder sentir más.

Dejen en paz al distraído, es lo único que mantiene al término humanidad aplicable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s